Renovemos el Poder de Dios

Renovemos el Poder de Dios

En nuestras vidas y preparémonos para recibir la avalancha de bendiciones y parabienes que el gran creador nos tiene reservados como regalo de quince años de este siglo. Abre tus brazos, respira profundo y exclama: soy uno con Dios, él está en mí y yo estoy en él. Dios en mí es la presencia permanente de la salud perfecta que se manifiesta en cada célula de mi cuerpo. Dios en mí es la presencia del amor en mi pensamiento, mi sentimiento y mi actuar. Dios en mí es la fuente inagotable de riquezas que se manifiesta aquí, ahora y en todo momento para mi uso correcto y generoso. Con Dios en mí todo lo tengo y nada me falta. Con Dios en mí soy siempre feliz.

wi fiinternational journal of traffic and transportation engineering

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*