Enciende Una Vela.

Enciende Una Vela.

Dios no siempre nos da lo que queremos pero siempre nos da lo que necesitamos. Muchas veces necesitamos de un tropezón, de una enfermedad, de un accidente o de algo para nosotros desagradable para enseñarnos, relacionarnos con alguien, o darnos algo que nos elevará a otro nivel. ¿Cuántas personas conocieron su amorosa pareja en un hospital o en una situación difícil? Por lo anterior cuando se te presente una prueba, algo incómodo, en lugar de preguntar ¿por qué a mí? Pregunta ¿para qué a mí Señor? ¿Qué tienes para darme o enseñarme a través de esta situación? En vez de pedir una carga más liviana pide una espalda más fuerte, porque entre más pesado sea el problema mayor es la recompensa. Cuando no encuentres la salida, ponte erguido, llénate de aire y exclama: Jesús maestro mío, ¿qué harías tú en mi lugar? espíritu santo ayúdame a encontrar rápidamente el mensaje que dios tiene para mí a través de esta situación. Gracias Gran Dios por lo que me está pasando. En lugar de maldecir la oscuridad, enciende una vela.

гугулдепутат лобановский

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*